¿Qué tan sostenible es nuestra teoría de la sostenibilidad social urbana?

Ciudades Verdes 25 mayo, 2023 0 comentarios

Autoras: Liora Bigon y Edna Langenthal.

Durante las dos últimas décadas, hasta la actualidad, parece haber sido una costumbre genérica abrir casi todos los estudios en el campo de la sostenibilidad social con un comentario sobre la opacidad del término «sostenibilidad social» y la falta de una definición, teorización y diseño de políticas serias al respecto. Esta situación contrasta -se ha argumentado- con la más clara definición y aplicación de los otros dos pilares que componen la agenda de la sostenibilidad, es decir, el ambiental y el económico.

Una muestra casi rudimentaria de citas, tomadas de algunos ensayos destacados en el campo de la sostenibilidad social dentro del contexto urbano, proporcionadas en orden cronológico, ejemplifica bien esta situación. En un informe de una reunión de expertos de la UNESCO celebrada en 2001, por ejemplo, Juliette Koning afirmaba que «(lo) que podemos observar en los debates sobre desarrollo sostenible es un interés que emerge lentamente en los elementos sociales y culturales, pero al mismo tiempo sigue siendo vago lo que esto significa«. En un documento de trabajo de 2004, Stephen McKenzie señalaba que «… la sostenibilidad social es mucho más difícil de cuantificar que el crecimiento económico o el impacto ambiental y, por consiguiente, es el elemento más descuidado de los informes de resultados triples».

Según Beate Littig y Erich Grießler, tanto el modelo de desarrollo sostenible basado en un pilar (que prioriza claramente el componente ambiental) como el basado en tres pilares (que combina los tres componentes de forma esencialmente equitativa) «a menudo sólo contemplan beneficios ecológicos y económicos, pero casi nunca sociales«; es un hecho que «sigue faltando un concepto teórico claro de sostenibilidad social».

En la misma línea, según Nicola Dempsey, «a pesar del enfoque antropocéntrico de la definición de sostenibilidad […], sorprendentemente se ha prestado poca atención a la definición de la sostenibilidad social en las disciplinas del entorno construido«. Además, afirman que «la sostenibilidad social es un concepto multidimensional de amplio alcance, con la pregunta subyacente «¿cuáles son los objetivos sociales del desarrollo sostenible?», que está abierta a multitud de respuestas, sin consenso sobre cómo se definen estos objetivos».

Además, según Asma Mehan y Fazaneh Soflaei, «los académicos creen que, en lo que respecta al aspecto social de la sostenibilidad, hasta ahora sigue habiendo incertidumbres en cuanto a la definición, los criterios y el sistema de medición». Además, en el capítulo inicial de un reciente volumen colectivo destinado a destacar la importancia de «lo social» para la sostenibilidad en contextos urbanos, se afirma que «en general, a pesar de la reciente atención prestada a las dimensiones sociales, la sostenibilidad social sigue estando relativamente poco teorizada y debatida».

En cambio, otros pocos ensayos importantes en este campo ven una ventaja en la ambigua situación de la conceptualización y medición de la sostenibilidad social. Esto se debe a que implica la aplicación de criterios específicos de la disciplina dentro de la naturaleza transdisciplinaria global del término, en lugar de una mera generalización. Se ha argumentado que «la diversidad de definiciones y enfoques teóricos podría entenderse como una ventaja y ser extremadamente productiva y generativa»  y que en la mayor parte de la bibliografía pueden distinguirse principios clave comunes, como la equidad, la democracia, el bienestar, la participación comunitaria y la calidad de vida, algunos de los cuales son más desafiantes y sofisticados por ser «blandos» e intangibles. Es inevitable adoptar un enfoque multiescala para que estos principios sean aplicables y tengan sentido, o para que se apliquen de forma ideal en barrios, ciudades y contextos urbanos comparativos.

Sin embargo, la propia existencia de los muchos cientos de estudios interdisciplinarios que se han desarrollado durante las dos últimas décadas en torno a la sostenibilidad social (urbana) demuestra no sólo que el pilar «social» nunca se ha dejado de lado en el discurso del desarrollo sostenible, sino también que se ha difundido e integrado bien en este discurso popularizado y en rápido crecimiento. Esto es especialmente cierto en lo que respecta a cualquier disciplina o campo relacionado con las ciencias sociales y las humanidades, los estudios urbanos o el entorno construido en general.

Otros campos, sin embargo, como los estudios sobre transporte, los estudios sobre infraestructuras (energía, minería), la gestión de recursos (agua y residuos), la economía (cadena de suministro) o la salud pública, tienden a subrayar la importancia de la introducción relativamente reciente de las preocupaciones sobre sostenibilidad social en su ámbito académico, por ejemplo. Sin embargo, no tienden a teorizar, revisar o a veces incluso explicar el término «sostenibilidad social». Más bien, el uso que hacen de este término es bastante instrumental, con el objetivo de desarrollar una mayor sensibilidad hacia los aspectos sociológicos y dar más peso a las comunidades locales y a lo «social» en los casos analizados, principalmente en contextos urbanos.

Un examen detenido de los principales contenidos reflejados en la literatura de investigación de la sostenibilidad social urbana, revela dos tendencias historiográficas principales, que están estrechamente entrelazadas. La primera es una obsesión metodológica por tratar de responder a la pregunta de cómo tipificar, medir y cuantificar exactamente los indicadores de sostenibilidad social; la segunda tendencia es llegar a conclusiones sobre esta cuestión inherentemente metodológica, exclusivamente a través de una metodología de estudio documental, es decir, de análisis de estudios previos en este campo. Como resultado, la preocupación por los criterios y los sistemas de medición se ha convertido casi en la única lente a través de la cual se analiza el discurso de la sostenibilidad social urbana en la literatura de investigación.

Esta situación -convertir los medios en sujetos a través de medios indirectos- deja al lector sediento de más teorización, de algún contenido cualitativo, como estudios detallados de casos y lugares específicos que impliquen trabajo de campo, observación directa, documentación visual íntima y metodologías de semianálisis etnográficas. Con relativamente pocos ejemplos de estos últimos, lo que el lector encuentra normalmente en la actualidad es una serie de artículos que genéricamente abren con las observaciones iniciales antes mencionadas, están compuestos por comentarios de sus autores sobre numerosas citas anteriores y están salpicados de tablas genéricas a dos columnas que enumeran los artículos bibliográficos que han intentado definir el término paraguas «sostenibilidad social», por un lado, frente a una cita seleccionada de una sola frase (a menudo bastante aleatoria) de cada artículo, por otro.

Estas afirmaciones se realizan tras el examen por parte de los autores de la bibliografía de investigación respectiva, con el propósito de preparar cursos introductorios de postgrado en arquitectura, completos y actualizados, que aborden los conceptos y el diseño de la sostenibilidad social urbana, acompañados de un taller profesional. Como investigadores activos que nos hemos desarrollado dentro de tradiciones de investigación que están enraizadas en el corazón de las humanidades, y a través de las cuales hemos seguido explorando con entusiasmo las expresiones y significados espaciales (en particular, en nuestro caso, la filosofía y, sobre todo, la fenomenología, así como los estudios de área, especialmente los estudios africanos), nos sorprendió bastante descubrir esta atmósfera de estudio en el campo de la sostenibilidad social urbana.

Además, con respecto al alcance geográfico actual del campo, y con el telón de fondo de la sensibilidad de nuestra disciplina hacia los estudios del área sudeste, tomaremos prestada una crítica excepcional de la literatura en cuestión. Realizada por dos destacados expertos mundiales en sostenibilidad social urbana, Reza Shirazi y Ramin Keivani (School of the Built Environment, Oxford Brookes University, Oxford, Reino Unido), esta crítica es poco común por su capacidad sinóptica y su perspicacia: «En general, la investigación sobre sostenibilidad social se ha limitado en gran medida a los países desarrollados, o a un pequeño número de países no occidentales, principalmente de los países en desarrollo del sur de Asia y América Latina», afirman, «y, por tanto, ha adquirido una interpretación europea, de influencia occidental. Dado que la sostenibilidad social está arraigada en los valores socioculturales, cualquier generalización de los resultados de la investigación será problemática«.

«Lo que urge», continúan los autores de esta crítica, «es ampliar la cobertura geográfica de la investigación sobre sostenibilidad social para incluir diferentes tipos de países, ciudades y sociedades»  con el fin de lograr una comprensión más amplia y matizada a partir de los hilos entrelazados comunes y específicos. Podemos suponer que una perspectiva de nuestro mundo globalizado más inclusiva desde el punto de vista geográfico, combinada con una mayor atención a los estudios cualitativos «con los pies en la tierra», nutriría recíprocamente la investigación sobre sostenibilidad social urbana de relevancia, significado y diseño de políticas urbanas contextuales. También arrojaría una nueva luz sobre las definiciones, criterios y sistemas de medición contemporáneos -en su mayoría angloamericanocéntricos- que subyacen a las metodologías actuales.

En su artículo «Global and World Cities: A View from Off the Map», Jennifer Robinson cita a John Friedman, quien «se pregunta, en su reseña de ‘World city research-10 years on’, si la hipótesis de la ciudad mundial ‘es una heurística, una forma de plantear preguntas sobre las ciudades en general, o una afirmación sobre una clase de ciudades concretas -las ciudades-mundo- diferenciadas de otras aglomeraciones urbanas por características específicas'». Del mismo modo, al tratar de entender la sostenibilidad social unos «10 años después» del momento en que había empezado a desarrollarse (con el fin de crear una agenda orientada a las políticas), Stephen McKenzie la definió (entre otras cosas) tanto como «una condición que mejora la vida dentro de las comunidades, como un proceso dentro de las comunidades que puede alcanzar esa condición». De este modo, las características (heurísticas) de la sostenibilidad social -como la equidad, la conectividad, la participación política y la responsabilidad comunitaria- se convierten tanto en «indicadores de la condición como en pasos hacia su establecimiento y aplicación».

Sin embargo, parece que mirando desde «fuera del mapa», especialmente a través de las experiencias urbanas del Sur, a algunas de las características dadas por McKenzie -como «la equidad en el acceso a los servicios clave (incluidos la sanidad, la educación, el transporte, la vivienda y el ocio)-; «un sistema de relaciones culturales en el que se valoran y protegen los aspectos positivos de culturas dispares, y en el que se apoya y promueve la integración cultural cuando así lo desean individuos o grupos»; o «la amplia participación política de los ciudadanos no sólo en los procedimientos electorales, sino también en otros ámbitos de la actividad política, especialmente a nivel local» – no hacen sino reforzar la dicotomía entre ambos hemisferios. Es decir, la división geográfica entre «teoría» (normalmente originada en Europa Occidental y Norteamérica y difundida en lengua inglesa) y «desarrollo» (normalmente aplicada en el Sur, donde las desafiantes realidades urbanas están obstinadamente desconectadas de la teoría).

El discurso de la sostenibilidad social, al igual que otros discursos que han captado la atención mundial en la teoría y el diseño de políticas, así como en círculos académicos, profesionales y populares, como las ciudades globales/mundiales o la planificación urbana, ha sido importado del Norte/Oeste. Hasta ahora, sus arquitectos, profesionales, articuladores y defensores no sólo apenas se han ocupado de los entornos del Sureste, sino que probablemente nunca han leído la experiencia de urbanistas como Philip Harrison, quien, trabajando en el contexto de Johannesburgo, argumentó que «la teoría de la planificación contemporánea se sustenta en una ontología antirrealista que ha erosionado su capacidad para comprometerse de forma significativa con la materialidad del espacio» , o de la experiencia de Vanessa Watson, que ha demostrado la irrelevancia de nociones prácticamente normativas (o más bien eurocéntricas) como «sociedad civil», «planificación participativa», «democracia», «Estado», «identidad» y «ciudad justa» en el contexto de las ciudades del África subsahariana.

Si bien estas nociones constituyen piedras angulares de la teoría de la sostenibilidad social que imagina y presupone una «sociedad civil relativamente estable, cohesionada y respetuosa de la ley, de la que depende la aplicación de la planificación normativa y el apoyo a la visión modernista», deberían ponerse en tela de juicio a la vista de las realidades de algunas regiones del mundo.

Por ejemplo, en el África subsahariana, el declive económico, la crisis política, la violencia endémica y el colapso del Estado, el desempleo, la delincuencia, la inseguridad, los movimientos de población y el desmoronamiento de la sociedad civil han hecho que la informalidad (en la economía, los asentamientos y los modos de comportamiento) haya dejado de ser una desviación para convertirse en la norma. En tales condiciones de un «mundo cada vez más ‘exótico’, complejo y caótico que parece anunciar el fin de la vida social y del tejido social tal y como la mayoría de nosotros lo conocemos», como ejemplifica Filip de Boeck en el contexto de la República Democrática del Congo, el Estado y la gobernanza urbana no son más que una faceta de la autoridad -junto con las instituciones tradicionales, los señores de la guerra y las organizaciones delictivas- y a menudo son más débiles que estas últimas.

Por lo tanto, la actual preocupación por el discurso aparentemente «universalista» de la sostenibilidad social de temas de diseño y gestión de políticas urbanas -como la «planificación participativa», la «cohesión social y la equidad», el «mantenimiento del lugar», la «habitabilidad» y el «bienestar»- se contradice bastante con la realidad. Esto vuelve a poner de relieve la anterior petición de Watson de que las intervenciones espaciales respondan a contextos y condiciones particulares, sin estar sujetas a nociones importadas de regiones del mundo muy diferentes.

El estado actual de los estudios sobre la sostenibilidad social urbana, en particular sus lagunas geográficas y las concepciones que se difunden unidireccionalmente de una parte a otra del planeta, invita a realizar análisis sensibles al contexto y enfoques de investigación basados en el lugar. El empleo de enfoques y comparaciones contextuales nos permitirá afinar y enriquecer el corpus existente de indicadores, metodologías y políticas para lograr la sostenibilidad social y unas ciudades inteligentes y sensibles al lugar.

Fuente:

  • Opinión publicada en la revista Sustainability 2023, 15(10), el 19 de mayo de 2023 (https://doi.org/10.3390/su15108324)
  • Traducido al español por Green Cities
  • Foto principal del autor