Humedales urbanos podrían ayudar mucho más que los naturales en la reproducción de aves migratorias en tiempos de vacas flacas

Humedales urbanos podrían ayudar en la reproducción de aves migratorias
Mycteria americana, ave migratoria que habita en humedales. Foto: cbsnews.com

Un reciente estudio publicado en la revista Nature, sugiere que los humedales urbanos ayudan a incrementar la reproducción de aves migratorias durante las temporadas adversas, inclusive más que los humedales naturales. Los resultados de esta investigación deben ser considerados para ser incluidos en la planificación urbana.

A nivel mundial, no cabe duda que el crecimiento de las ciudades ha generado impactos en el medio ambiente y la biodiversidad local, pero al mismo tiempo ha afectado a poblaciones de aves migratorias que recorren largas distancias, debido a la contaminación y reducción de los espacios naturales, especialmente humedales, que sirven de refugio, alimentación y reproducción de estas aves.

Y si bien nuestras ciudades son por lo general espacios absolutamente dominados por el cemento, sin tener las condiciones para promover biodiversidad, otras han demostrado tener un matiz más verde asociado al fomento de la vegetación urbana, arborización, o protección de humedales y ecosistemas naturales, lo que ha favorecido, según este reciente estudio, a la reproducción de aves migratorias.

Las aves migratorias, los otros habitantes urbanos

A través de esta investigación realizada en Florida, Estados Unidos, se sostiene que algunas especies de aves migratorias persisten e inclusive prosperan en entornos urbanizados, ya que a diferencia de otros animales, su gran capacidad de adaptación a entornos urbanos les permite explorar dentro de las ciudades en su búsqueda de alimentos de origen antropogénico.

Hasta la fecha, las predicciones apuntan a que mientras los recursos preferidos de las especies de aves se vuelve escasos, éstos se convierten en menos selectivos y buscan alimentos de menor calidad, pero esta investigación sostiene algo distinto: que las urbanizaciones que están desarrollando sistemas de infraestructura verde (drenajes, estanques, zanjas de retención de aguas pluviales, o humedales artificiales, entre otros) están creando condiciones que favorecerían la atracción de vida silvestre, fortaleciendo inclusive su reproducción.

El estudio se centró en el comportamiento de la cigüeña de cabeza pelada (Mycteria americana), una especie que hace algunas décadas se había declarado en peligro de extinción. Se tomaron  muestras de 160 nidos durante las temporadas de anidación entre 2015 y 2017, de los cuales 106 nidos se localizaban en colonias urbanas y 54 en humedales naturales.

Si bien la hipótesis supone que los ambientes naturales ofrecen mejores ventajas comparativas para el desarrollo de las aves, los resultados de esta investigación demostraron los polluelos criados en hábitats naturales eran ligeramente más sanos que en las colonias urbanas. Mientras que en el número de polluelos producidos en humedales naturales y urbanos, no se registró una diferencia significativa. La respuesta resultó ser la alimentación de los adultos.

Analizadas las fecas de los polluelos, se observó que durante los años óptimos, las aves que anidan en humedales urbanos y naturales no registraron una amplitud dietética significativa en ambos casos, centrándose en la alimentación de pescado nativo; mientras que durante las condiciones desfavorables, la dieta se amplió tanto en los polluelos criados en humedales urbanos como naturales.

Sobre este último, la investigación fue más allá y comprobó que en los nidos de humedales naturales, la dieta de los polluelos se amplió a un aumento en el consumo de pescado no nativo durante los años subóptimos, mientras que en las aves urbanas, la amplitud de la dieta abarcó una variedad de diferentes tipos de presa, tales como peces no nativos, anfibios, basura y cangrejo.

Mycteria americana
Mycteria americana. Foto: Santiago Carvalho

Humedales urbanos como alternativa al hábitats de aves migratorias

Si bien estudios anteriores permitían conocer la gran capacidad adaptativa de ciertas aves para vivir en entornos urbanizados, no se sabía si esta sustitución de hábitats resultaba ser beneficiosa o no para las aves de humedales.

No obstante, los hallazgos de este estudio permitieron demostrar que esta capacidad de cambiar entre hábitat mejora el desempeño reproductivo durante los periodos de baja disponibilidad natural de alimentos, ya que la ciudad ofrece alternativas alimentarias que no podrían encontrar en ambientes naturales.

Por ejemplo, entre estos alimentos se encuentran las larvas de anfibios que se producen en drenajes artificiales o en charcos a orillas de carretera, o bien los desperdicios de alimentos de consumo humano (alitas de pollo, perros calientes, entre otros), y que de acuerdo a los resultados de esta investigación, esta sustitución de alimentos naturales por los de origen antropogénico no generaría impactos negativos en la condición natural de las aves. Inclusive, permitió producir más cantidad de polluelos durante el periodo de malas condiciones, en comparación con las aves que habitaron en humedales naturales.

Los investigadores explican los resultados de este estudio en que las aves migratorias, en sus recorridos de largas distancias, se han especializado en la búsqueda de hábitats dinámicos como son los humedales, aprovechando los pulsos de recursos derivados de los periodos de inundaciones y secado, de manera que poseen una capacidad amplia para localizar y explorar áreas extensas, lo que les permite tomar ventaja y adaptarse con éxito a las condiciones de entornos urbanos que ofrecen nuevas oportunidades alimentarias, en especial en momentos de imprevisibilidad de recursos alimenticios naturales.

De acuerdo a los hallazgos de esta investigación, los entornos urbanizados que ofrecen condiciones propicias para las aves migratorias, como son los humedales urbanos, permiten que estas especies prosperen en términos reproductivos durante las condiciones subóptimas, a diferencia de sus contrapartes que se localizan en ambientes naturales.

Tomando en cuenta que el crecimiento de las ciudades ha acelerado la pérdida de humedales y entornos naturales, los humedales urbanos podrían ser un factor clave en la supervivencia de las aves migratorias con problemas de conservación ante condiciones naturales impredecibles, ya que permiten actuar como hábitats de sustitución ante escenarios naturales adversos.

Escrito por:

  • Leonardo Lira Astudillo.

Fuente:

También te podría gustar...

Suscribir
Notificar sobre
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comentax
()
x
Esta web utiliza cookies.   
Privacidad