Volver arriba
Compartir

Post Plantación

Durante los 3 días posteriores a la plantación de los árboles, se procederá a aplicar un riego profundo hasta saturar (evitando el sobre riego), para el buen asentamiento de la mezcla de relleno. Para ello, se regarán con abundante agua en la superficie para lograr humedecer el pan de tierra, dejando que la manguera riegue con lentitud la base del árbol durante unos 5 a 10 minutos.

Desde el cuarto día hasta que se inicie el período de mantención, el contratista a cargo de la obra deberá regar los árboles 2 veces por semana como mínimo, considerando 3 a 5 litros de agua en épocas de calor moderado, aumentando esa cantidad en casos de calor excesivo, con la finalidad de asegurar el óptimo y rápido establecimiento de las especies arbóreas.

A 0,5 m respecto del fuste de cada árbol, se deberán realizar dos agujeros de 0,7 m de profundidad con tubos plásticos de 2” de diámetro, rellenos de grava, para facilitar el riego de raíces y fomentar su profundidad. El tercio basal del tubo tendrá rajaduras para permitir la salida del agua.

Los árboles que no se desarrollen o no broten espontáneamente, o que al momento de la recepción definitiva no tengan un buen estado general de su follaje o que presenten plagas o enfermedades, deberán ser reemplazados por ejemplares de la misma especie y plantados bajo los mismos procedimientos anteriormente descritos.