El precio de la vivienda sigue creciendo en Europa pese a la crisis

El COVID-19 ha afectado a las finanzas de toda la Unión Europea (UE). La caída del producto interior bruto (PIB) per cápita de la zona euro ha sido transversal y generalizada.

El PIB de la UE se ha hundido un 6.6%, y el del estado español un 10.8%. Al mismo tiempo, la economía ha seguido en recesión durante el primer cuatrimestre de 2021.

Estas noticias contrastan con un tema que preocupa a la mayoría de los españoles: los precios de la vivienda. El sector inmobiliario ha experimentado una subida de precios del 5.8% por toda la Unión Europea.

Se habla de escasez de vivienda pero, ¿cuáles son los factores que están haciendo que la vivienda siga subiendo durante la crisis del COVID-19?

Contexto histórico

Los precios están subiendo de manera más intensiva que después del 2013, cuando justo empezó la recuperación de la crisis del 2008. Analistas del sector apuntan que los números son mayores a los que anuncia la Unión Europea. 

Aseguran que el precio de la vivienda ha crecido un 6.2% en 2020. Esta tasa es el doble que la tasa anual de las últimas dos décadas.

Factores que pueden explicar esta divergencia

  • Las ayudas gubernamentales de los últimos años (bonos sociales, estímulos a empresas, etc.). Estas han hecho que muchos individuos no tengan que vender sus casas, por lo que los precios se han mantenido.

  • El efecto “ver la luz al final del túnel” ha hecho que muchos propietarios hagan un último esfuerzo antes de vender sus propiedades. Esto ha creado una escasez de oferta.

  • Los bajos tipos de interés, y el ritmo lento de la construcción durante la pandemia ha hecho que los grandes compradores puedan ahora “atacar” y presionar al mercado.

La demanda resiste

Durante la crisis del COVID-19, el ahorro se ha incrementado. Gracias a esto, muchos nuevos compradores tienen ahora la capacidad de adquirir su primera vivienda.

Por otro lado, el confinamiento ha creado un efecto “nido”. Al pasar más tiempo en la vivienda, las personas han empezado a valorar más su espacio habitacional. Hemos visto cómo crecen todas las verticales relacionadas con la vivienda: las compañías de luz, interioristas, muebles, etc.

La construcción está parada

La paralización de la construcción durante la crisis del COVID-19 es un factor importante. La nueva demanda, sumada a la ya existente, va a añadir presión a los precios actuales. Esto puede ejercer presión sobre los precios de vivienda nueva, sumado a los nuevos costes que el sector soporta debido a las nuevas medidas ambientales.

Autoría:

  • Escrito por Paula López, de España

También te podría gustar...

Suscribir
Notificar sobre
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comentax
()
x
Esta web utiliza cookies.   
Privacidad