El aumento de árboles en ciudades podría reducir las muertes prematuras

Locust-Walk, Philadelphia. Foto: www.discoverphl.com

Si bien existe numerosa evidencia que sugiere que los espacios verdes, y más precisamente los árboles en comparación con otras formas de vegetación urbana, afectan de forma positiva en la salud y el bienestar humano, un reciente estudio publicado en la revista médica británica The Lancet sostiene que el aumento de la cobertura de copa de árboles en ciudades podría también reducir las muertes prematuras.

El estudio, publicado en abril de este año, tomó como caso de estudio el programa de arborización enmarcado en el Plan “Greenworks Philadelphia”, en Estados Unidos, mediante el cual esa ciudad busca aumentar la cobertura de dosel arbóreo a un 30% para el año 2025, con el objetivo de evaluar si este aumento podría disminuir la mortalidad prematura en esa ciudad.

Para ello, el equipo liderado por la Dra. Michelle Kondo, tomó como referencia un metanálisis de nueve estudios que incluyeron a más de 8 millones de personas adultas de siete países diferentes. Con estos antecedentes, consideraron las posibilidades de plantación de los nuevos árboles en base a las metas del programa, y con ello se calculó la cantidad anual evitable de muertes prematuras, tanto en toda la ciudad como de forma diferenciada por sectores de mayor y menor nivel socioeconómico, planteándose tres escenarios posibles: bajo y moderado (5 y 10% de dosel, respectivamente), y el de cobertura arbórea ambiciosa (30% de dosel en cada barrio de Filadelfia).

De esta forma, se estimó que si esta ciudad lograra alcanzar su objetivo de aumentar su dosel arbóreo al 30%, podrían prevenirse 403 muertes prematuras anuales en toda Filadelfia, y 244 en las áreas de menor nivel socioeconómico (ambas cifras con un intervalo de 95%), con un beneficio anual estimado de cerca de cuatro mil millones de dólares.

Inclusive, considerando las proyecciones más moderadas, los cálculos también arrojaron una disminución importante de la mortalidad anual: 271 y 376 fallecimientos anuales menos con un aumento de cobertura arbórea del 5 y 10%, respectivamente.

Vista a la ciudad de Filadelfia. Foto: Peter Tobia

Kondo, la autora principal de estudio, enfatiza que con este tipo de iniciativas urbanas son los sectores de niveles socioeconómicos más bajos los más beneficiados: “Muchas de las muertes evitadas serían en los barrios más pobres, incluso con un incremento moderado de árboles”, señala.

Tomando en cuenta los resultados de este nuevo estudio, se suma un nuevo argumento más para que las ciudades, y especialmente en Latinoamérica, implementen políticas públicas ambiciosas de arbolado urbano, ya no sólo dentro de los reducidos marcos presupuestarios asociados al medio ambiente, sino también en aquellas carteras ligadas al urbanismo y la salud pública, rompiendo con el actual paradigma que asocia los mayores índices de verde urbano sólo a aquellas ciudades o barrios de mayores ingresos.

“Los programas de reforestación urbana no solo son fundamentales para mejorar la salud pública, sino que también pueden reducir las inequidades en salud y fomentar la justicia ambiental”, añade la especialista.

Escrito por:

  • Leonardo Lira Astudillo.

Fuente:

También te podría gustar...

Suscribir
Notificar sobre
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comentax
()
x
Esta web utiliza cookies.   
Privacidad