Acceso Abierto | Fecha de Publicación:

Estimaciones de captura de los parques y emisiones de CO2 vehicular en Tijuana, B.C.

Año: 2016 | Colección: Investigación | Categoría: , ,
26 lecturas


Durante el último siglo se ha dado un aumento en la temperatura en todo el mundo (Lashof y Ahuja, 1990), fenómeno que ha sido relacionado con el cambio climático antropogénico. Entre las causas del cambio climático destacan dos; la primera es el aumento de gases de efecto invernadero (GEI) de los cuales el dióxido de carbono (CO2) es el más dominante (Olivier et al., 2005); y la segunda es la pérdida de sumideros naturales de carbono resultado de la deforestación de selvas y bosques (Challenge, 2009).

Los efectos del cambio climático se han hecho notar en zonas rurales y urbanas(Nowak y Crane, 2002). Sin embargo, son las ciudades las que más contribuyen al aumento de CO2 atmosférico (Velasco y Roth, 2010, p. 1238), dado que aunque cubren menos del 3% de la superficie de la tierra, consumen el 75% de la energía en el mundo, producen el 80% de las emisiones globales de GEI y concentran un alto porcentaje de la población que se encuentra en riesgo ante las altas concentraciones de CO2 (Chuanglin et al, 2015). Asimismo, cuando la población y la superficie urbana aumenta, se incrementan las emisiones de CO2 como resultado de un mayor consumo de combustible necesario para cubrir trayectos cada vez más largos de la población, que se encuentra alejada de bienes y servicios (Liu y Li, 2012; Velasco y Roth, 2010).

En México, la mayor fuente de emisiones de GEI proviene del combustible usado por el transporte dentro de las zonas urbanas (INECC, 2012, p.63); el 18% de las emisiones son generadas por automóviles particulares; esto se explica si se considera que el 95% de la gasolina está destinada al autotransporte (Galindo, 2008). La contribución de CO2 del transporte a la atmosfera tuvo una tasa de crecimiento anual de 6.32% entre 1980 y 2010, esto es, casi el triple de la tasa de
crecimiento poblacional de 2.41% en 2010 (Medina, 2012); en tanto que la tasa de motorización pasó de 160 a 300 vehículos por cada 1,000 habitantes entre 2000 y 2012 (ONU-Hábitat, 2015). Ante la creciente emisión de GEI generados por el sector transporte en las ciudades resulta relevante buscar e implementar mecanismos de captura de carbono urbanos, que ayuden a disminuir la presencia de esas emisiones en el ambiente (Weissert et al, 2014).

En las ciudades el conjunto de árboles urbanos, arbustos, césped y suelos permeables tienen el potencial para la mitigación local de las emisiones de CO2, directa e indirectamente (Escobedo et al., 2011). Las plantas gracias a la absorción fotosintética durante el día presentan un almacenamiento primario de carbono en forma de tallos, troncos, ramas y raíces. De manera secundaria, las plantas reducen la demanda de calefacción y refrigeración en los edificios inmediatos al arbolado principalmente de tres formas: la primera es que al dar sombra se reduce la cantidad de calor absorbido y almacenado en los edificios; la segunda se debe a que la evapotranspiración de la humedad del follaje disminuye la temperatura del aire; y la tercera forma se debe a que el arbolado ralentiza los vientos, decreciendo la cantidad de calor perdido, y por lo tanto disminuyendo las emisiones relacionadas con el consumo de energía eléctrica en los edificios (McPherson et al., 1998; Nowak y Crane, 2002; Yang et al. 2005; Nowak et al., 2006; Zhao et al., 2010 y Escobedo et al., 2011).

Si bien las ciudades son fuentes emisoras de GEI, los parques urbanos poseen la capacidad de absorción de CO2 (Doherty et al, 1997, Strohbach et al, 2012). Sin embargo, esta función de las áreas verdes urbanas como sumidero de carbono, así como su naturaleza multifuncional proveedora de numerosos servicios ambientales (ecológicos, sociales y económicos) de forma natural y gratuita (Ojeda-Revah y Alvares, 2000; Ojeda-Revah y Espejel, 2015), son generalmente ignorados. Por lo mismo, en el presente trabajo se propone identificar la capacidad de absorción de CO2 de los parques urbanos -dado por el arbolado-, en la ciudad de Tijuana; y contrastarla con la de emisiones GEI provenientes del parque vehicular.

Autor/es:

Ana Yurendy Domínguez Madrid
Este recurso está relacionado con las siguientes temas de salud:

Tipo de Documento:

pdf  PDF

Idioma:

Español

Año de publicación:

2016

Tamaño del recurso:

0.00 KB

Accesos al recurso:

17
Esta web utiliza cookies.   
Privacidad