Volver arriba
Compartir

Las temperaturas de la superficie del suelo revelan una moderación del efecto de isla de calor urbana por parte de árboles y arbustos