El consumo energético de las terrazas en el espacio público de Barcelona: Calentar la calle